Un breve paso por Florencia, capital de la Toscana

Poco más de dos horas tardó el tren en unir las ciudades de Venecia y Florencia. Aprovechamos a almorzar en el salón comedor del tren antes de arribar a la ciudad que fue capital de Italia entre 1865 y 1871.

Nos alojamos en el Hotel Berna, que para seguir la costumbre de este viaje, se encuentra casi pegado a la estación de tren a la cual arribamos, la estación de Santa Maria Novella. Nos costó un poco encontrar el hotel, ya que se encuentra en un edificio en el cual hay varios hoteles pequeños, algo así como uno por piso. No es muy grande, son menos de diez habitaciones y por lo que estuve viendo le hicieron una remodelación total y quedó muy lindo y moderno. Teníamos el desayuno incluído, que era bastante bueno y variado.

Río Arno

Lamentablemente la estadía en la ciudad fue de dos días, que no está mal para conocer los puntos más importantes, pero de igual manera no lo supimos aprovechar, ya que no fuimos a conocer la escultura emblemática de la ciudad, el David de Miguel Angel, también podríamos haber optado por un Tour gratuito para saber más de la ciudad. De igual manera disfrutamos mucho y caminamos bastante. También nos cruzamos con una especie de desfile, que no sabemos de que era, pero fue llamativo y mucha gente se detuvo a observar.

Desfile por las calles de Florencia

Una vez que dejamos las cosas en el hotel, nos dirigimos a recorrer un poco la ciudad, ya que nos quedaban unas horas de luz todavía. Bien cerca del hotel se encuentra la Piazza di San Giovanni, que alberga al Battistero di San Giovanni, una pequeña basílica de forma octogonal, con sus características puertas de bronce. Frente a esta se encuentra la Piazza del Duomo, con la construcción religiosa más importante de la ciudad, la Cattedrale di Santa Maria del Fiore, la cual es prácticamente imposible de fotografiar completa. A la Catedral se puede ingresar de forma gratuita, pero también se puede acceder al Domo Brunelleschi por €20, a la Torre de la Campana por €15, al museo dentro de la Catedral por €5 y a las Terrazas del Domo por €25. Las vistas desde el Domo y las Terrazas, dicen, son las mejores de la ciudad.

En nuestro camino al famoso puente, pasamos por la Piazza della Repubblica, que estaba decorada para la época con un árbol de navidad, además de un carrusel que allí se encuentra. Está rodeada por cafés y exclusivas tiendas de moda y sobre uno de sus lados hay un magnífico arco que le da un aspecto excepcional.

Piazza della Repubblica

Después nos dirigimos al mencionado Ponte Vecchio, el puente más famoso de la ciudad, que cruza sobre el Río Arno en su punto más estrecho. Es uno de los pocos puentes habitados que se conservan en todo el mundo, en la actualidad cuenta con gran cantidad de tiendas de joyas y orfebres, entre otras. Sobre el puente se construyó el Corredor Vasariano, para conectar el Palazzo Vecchio, que es la sede del gobierno de Florencia, con el Palazzo Pitti, residencia entonces de los duques de la Toscana.

Al día siguiente, luego de desayunar en el hotel, salimos en dirección al anteriormente nombrado Palazzo Pitti, que es el más grande de los edificios florentinos. Fue el palacio real del Gran Ducado de Toscana por cuatro siglos. Actualmente cuenta con cinco museos de diferente temática y se puede ingresar a ellos con un ticket que cuesta €16. Las galerías que se encuentran en el palacio son: la Galeria Palatina, Galería de Arte Moderno, la Galería de El Tesoro Médicis, la Glería de Trajes y la muestra de los Apartamentos Reales, entre otras cosas que se pueden ver dentro, como los museos de la Plata, de la Porcelana y de los Carruajes.

Palazzo Pitti

Caminamos bastante por las callecitas de la ciudad y a la vera del río, cruzamos algunos de los otros puentes, como el Ponte alla Carraia y el Ponte Santa Trinita. Así llegamos hasta la Piazza di San Lorenzo, que alberga a la Basílica di San Lorenzo, una de las más antiguas de la ciudad y por €7 se puede acceder a ella y al Museo del Tesoro de San Lorenzo. Paramos allí para almorzar en una sandwichería que encontramos de casualidad y era muy buena.

La siguiente y última mañana en la ciudad, desayunamos cerca del hotel, en el Caffé degli Innocenti. Luego caminamos un poco y vimos el Tabernacolo della Fonticine que cuenta con una fuente de la cual se puede beber el agua y lavarse las manos con ella. Frente al tabernáculo, sobre la Via dell’Ariento se encuentra un mercado de pulgas al aire libre, rodeando el Mercado Central de Florencia. Pasamos por la Basílica di Santa Maria Novella, a la que se puede ingresar por €7.50

Tabernacolo della Fonticine

Luego de esto retiramos el equipaje del hotel y nos dirigimos a la estación a esperar nuestro tren a Roma, mientras disfrutábamos de un sándwich de milanesa de pollo. 😃

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s